Artículos

Conservación básica de libros II

¡Hola a todos! Hoy toca la segunda parte del conjunto de posts sobre conservación básica de libros. Si has venido a parar aquí y todo esto te suena a chino, puedes leer la primera parte de esta serie de posts aquí, donde te explico cómo afectan el calor y la humedad a nuestros libros. Unos cuantos me habéis escrito para saber cuándo saldría la segunda entrada así que al final me he animado a sacarla antes. ¡Espero que os sea de utilidad!

El post de hoy trata de cómo afecta el polvo a los libros y que se esconde detrás de esas páginas que se vuelven amarillentas o en el peor de los casos completamente marrones.

POLVO

La limpieza es clave y un factor importantísimo para evitar la proliferación de insectos y microorganismos en nuestros libros (el polvo es su alimento). Volvamos por un momento al mundo ideal que nos imaginamos el otro día. Ahí las estanterías no tienen una fuerza magnética para ir acumulando todo el polvo del mundo mundial. En nuestro mundo ideal en que todo es maravilloso también tenemos un aspirador con filtro para que todas las esporas no se vayan de un sitio a otro así como unos limpiadores de aire y un montón de maquinaria psicodélica para dejar el aire limpio como una patena.

El consejo: ¿Qué podemos hacer nosotros, pobres mortales? Pues utilizar cualquier tipo de aspirador con filtro o limpiar las baldas con una mezcla de agua y alcohol (seca más rápido y también desinfecta). SIEMPRE SOBRE EL PAÑO, NUNCA SOBRE EL DOCUMENTO O EL LIBRO. Lo mismo se aplica a los marcos (limpiar el glassex azul de un documento no es gratificante). Los paños de microfibra van muy bien para esto y también, para iniciados, las esponjas de humo.

Otra cosa muy sencilla que podéis probar es de actuar directamente sobre la estantería. Que los libros nunca toquen la pared del fondo (consejo que también os servía en caso de humedad) y colocar un papel en la parte superior de los libros para evitar que se vaya acumulando polvo dentro.

ÁCIDO  

Todos los papeles que estén en contacto con los libros sería genial si fueran de conservación, es decir, libre de ácidos y que ayuden al propio papel de nuestros libros a contrarrestar su acidez. Se pueden identificar bajo los nombres de papel barrera  (versión más económica), papel museo (de gramaje más alto), papel de conservación, papel acid free, papel con reserva alcalina…

Processed with VSCO with hb2 preset

¿Por qué el papel de los libros antiguos se conserva mucho mejor que un libro que tenemos de hace pocos años? El papel, antes de su mecanización, se realizaba a a partir de fibras naturales de paños de algodón y lino. A partir de ese momento empezó a realizarse con material leñoso, hablando claro, con árboles. Este material es ácido de por sí, y por eso siento anunciar que los efectos son irreversibles o al menos imposibles de combatir definitivamente porqué el propio ph es ácido. Los efectos son claros y evidentes: hojas que van volviéndose marrones al poco tiempo, fibras de papel que se rompen al doblarlas y libros que se van desintegrando. Están condenados a autodestruirse, lo que provoca que quede obsoleto teniendo en cuenta que desde el inicio de los tiempos la escritura sirvió para hacer perdurar un mensaje.

Una solución es la que están empezando a aplicar algunas editoriales o empresas papeleras que es optar por papel acid free. Este término pretende designar todo aquel material con un ph 7 o superior. Esta diferencia se ve claramente en algunos libros con guardas o solapas de una especie de papel plastificado (se aprecia la diferencia en la respuesta de cada papel a lo largo del tiempo).

Acid-free_paper_(symbol).svg

A partir de ahora estad atentas a este símbolo, significa que estás comprando papel libre de ácido y ¡que te durará mucho más tiempo! La editorial Gigamesh, que edita Juego de Tronos en España, fue un de las primeras editoriales que me di cuenta que hacían servir esta símbolo. Sé que las libretas Leuchttrum también lo son. ¿Sábeis más propuestas acid free? ¡Me encantaría saberlas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *