Reseñas

La broma, Milan Kundera

Hola a todos, esta reseña la tendría que haber subido a la web la semana pasada pero no tuve tiempo. Esta recomendación es fruto de la misma asignatura que me descubrió Shalámov, que el mes pasado ocupó el espació de recomendaciones con sus Relatos de Kolimá. Es fruto, también, de la primera lectura de Milan Kundera pero estoy segura que no será la última. Os seré sincera: he marcado tantos pasajes que tendría que volver a leerme el libro para seleccionar una. Lo dejaremos al azar.

“Pero en seguida me di cuenta también de que aquel hogar no era de este mundo (¿y qué hogar es, si no es de este mundo?), de que lo que cantábamos y tocábamos era solo un recuerdo, una reminiscencia, la conservación de la imagen de algo que ya no existe, y sentí cómo la tierra firme de aquel hogar se hundía bajo mis pies, cómo caía, cómo sostenía el clarinete junto a la boca y me hundía en la profundidad de los años, en la profundidad de los siglos, en una profundidad inconmensurable (donde el amor es amor y el dolor, dolor), y me dije con sorpresa que mi único hogar era precisamente aquel hundimiento, aquella inquisitiva y anhelante caída, y seguí así entregado a ella, experimentando un dulce vértigo.”

Milan Kundera (Brno, 1929) se estrena como novelista con esta obra. Los que han seguido su trayectoria posterior, hablan de ésta como una novela excéntrica, que poco tiene que ver con la auténtica poética de la novela kunderiana como serán El libro de la risa y el olvido o La insoportable levedad del ser. No obstante, premiada en 1968 por la Unión de Escritores Checoslovacos, La broma es una novela fantástica.

¿Qué pasa cuando una broma llega demasiado lejos?

Aquello que te ha cambiado la vida por completo puede ser el resultado de un momento de inhibición, ¿o tal vez esconde algo más profundo que no sabías que tenías dentro? ¿Se puede hacer broma del comunismo y salir impune? Ludvick Jahn es un estudiante universitario y miembro del partido comunista, que se enamora de una compañera y durante el verano que pasan separados se mandan postales. Ante el poco sentido del humor y la rigidez de la muchacha decide enviarle una postal bromeando sobre el pensamiento comunista, declarando su optimismo como el opio del pueblo. ¿Era realmente una broma? ¿No había ni siquiera una pequeña parte de él mismo que lo pensara? Sea como sea, Ludvick es expulsado de la universidad y del partido comunista por esa ofensa y es obligado a ser encarcelado, haciendo el servicio militar como enemigo del pueblo. Si a Kundera le gusta trabajar con dicotomías que conviven en tensión, para meter una broma tal sólo se puede plantear un escenario contrario. ¿Y qué hay más antagónico que un comunismo stalinista convencido hasta la médula de sí mismo?

La novela orbita alrededor de Ludvick pero también deja paso a otros personajes, otras voces, que van creando las constelaciones temáticas. Es verdad que la novela tiene un argumento definido, y aunque las reflexiones vayan más allá de la misma trama, no se centra tanto en aquello etéreo como sí hará en sus novelas posteriores. Os la recomiendo muchísimo, es una novela inteligente, increíblemente armada, perspicaz, ingeniosa, irónica, llena de matices… Una novela sobre el fracaso inevitable del hombre que tiene que conducir incluso su venganza al resultado más ridículo. Un personaje superado por la vida y la propia historia.

DATOS EDITORIALES

Título: La broma

Autor: Milan Kundera

Editorial: Tusquets

ISBN: 978-84-8383-720-7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *