Artículos,  LIJ | Promoción de la lectura

Libros infantiles de grandes autores

A veces, como es comprensible, los grandes escritores nos dan miedo, ya sean filósofos, poetas o novelistas. Uno de los propósitos de este blog, ya desde un principio, era precisamente ayudarnos a hacer desaparecer este miedo y acercarnos a las grandes figuras del panteón literario.

Lo que poca gente tiende a pensar es que estos autores terroríficos, en realidad, son como nosotros y muy a menudo escriben para los niños que les rodean, alejándose del estilo rebuscado y las grandes figuras retóricas. Este post intentará precisamente hablar un poco de estos cuentos infantiles escritos por autores de altísima categoría.

Tres cuentos, Umberto Eco

Ya sabéis que a un servidor le encanta Eco y siempre que puedo lo intento hacer aparecer. Eco siempre ha sido considerado un autor difícil, lleno de referencias cultas y escondidas, ¡qué escribe a finales del siglo XX una novela en que los personajes hablan en latín! Sin embargo, Umberto Eco también se dedicó a escribir tres cuentos para niños pequeños que son una delicia y que después de haber estado descatalogados mucho tiempo, el grupo de Lumen los ha recopilado todos en un librito para conmemorar el primer año de su muerte.

Todos los cuentos tienen un carácter pacifista y de respeto hacia lo diferente: los átomos de una bomba atómica que se rebelan contra el general que quiere utilizarla o un emperador insoportable que quiere conquistar el pintoresco planeta de Gnu. Pero a mí el que más me gusta es el de “Los tres cosmonautas”: un chino, un ruso y un americano viajan a Marte y se odian a muerte hasta que, poco a poco, la comprensión del Otro los lleva al respeto y la fraternidad entre los hombres (¡también entre los marcianos!). Unos cuentos preciosos con ilustraciones increíbles, en formato collage, de Eugenio Carmi que son, además, una perfecta introducción (muy escondida) a la semiótica y como ésta nos ayuda a comprender el mundo.

El ratón y la montaña, Antonio Gramsci

El filósofo italiano, fundador del Partido Comunista de su país natal, es conocido por sus teorías críticas y educativas, sobre qué considera él que tiene que ser un intelectual y el papel del marxismo en la sociedad industrializada del siglo XX. Precisamente fue condenado a prisión por sus ideas políticas. Allí escribió cartas a su mujer Júlia (editadas y publicadas hoy en día).

Precisamente, una de estas cartas era un cuento para sus hijos y le pide a Júlia que se lo lea para sentirlos más cerca. Este cuento es el que ha editado Milrazones (en castellano y catalán) y que cuenta con las tiernas ilustraciones de Laia Domènech. En este cuento se nos explica la historia de un ratón y un niño que hacen una promesa a la montaña: cuando sean grandes la replantarán, ya que está devastada por la guerra y la especulación. Entonces, este niño y este ratón volverán a dar vida a la montaña, al bosque, a los animales que allí pastan y al pueblo (obrero, evidentemente) que vive en su falda.

El gato y el diablo, James Joyce

Aunque éste sí que puede ser difícil de encontrar (lleva descatalogado tanto en castellano como en catalán más de veinte años) yo lo leí en una biblioteca cuando curioseaba (más por aburrimiento que otra cosa) los libros de la sección infantil. Pero sí, Joyce, James Joyce, el gran maestro de la literatura del siglo XX, el más grande escritor del siglo, el más complicado, el más enrevesado, el más difícil de traducir, también cayó en el enredo de escribir un libro para niños.

Como Gramsci, Joyce escribió este cuento para un familiar, concretamente su nieto de cuatro años, y nos explica la historia de la gente de la localidad de Beaugency, que hacen un pacto con el diablo a cambio de un puente. El precio a pagar: que la primera persona que lo cruce será propiedad del príncipe del Infierno. Así pues, una vez el puente está construido, nadie se atreverá a cruzarlo, pero el alcalde parece tener un plan secreto. Este cuento, simpático y socarrón nos demuestra que todos los genios del lenguaje tienen su lado cercano y afectuoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *