Reseñas

Mejores lecturas del 2017

Desde hace unos años me obligo a hacer balance de mis lecturas del año y así escoger los cinco títulos que más me han marcado. Hay años que la elección sale sola y 5 obras se alzan por encima del resto. No obstante, también tenemos años como este, en que te consideras afortunada de tenerlo tan difícil. Ha sido un año de lecturas increíbles, diferentes entre sí pero que me han llegado mucho. He tenido que repasar la lista muchas veces, de arriba a abajo, para poder tomar una decisión.

No podemos separar – creo yo – la lectura del momento en que la hacemos. A veces, el recuerdo de un libro se mezcla con la dulce sensación de compañía en un viaje alucinante, o en un momento de miseria o desgracia. Libros que relacionamos proustianamente con un aroma, con un sentimiento, con un lugar… Los libros están hechos de palabras y un poquito de todo aquello que nosotros le ponemos.

Por eso me ha sorprendido ver que mis elegidos han sido todo libros que he leído en mi tiempo libro, no dentro del aula. Y eso que reí como nadie con Jacques el Fatalista, que me enamoré de la poesía de Risos, me estremecí con Shalámov y Danilo Kis, rompí con mis prejuicios con Samuel Beckett, me enamoré de Mann y su Venecia, etc. Pero me quedo con los libros escogidos y leídos con calma.

Mendel el de los libros, Stefan Zweig [Acantilado]

DSC_0181

Uno de los libros que más he disfrutado este año y una prueba de que al menos en el caso de los libros, la calidad no va a peso. Un librito de menos de 100 páginas que nos muestra un personaje difícil de olvidar que vive, como nosotros, para los libros. Un hombre que, como los monjes de El nombre de la rosa sólo presenta un tipo de codicia: la sabiduría. Sorteé este libro porque creo que cualquier persona que se haya “visto manchada por el veneno de la palabra escrita” puede encontrar ternura y entendimiento en sus páginas. Y al mismo tiempo es una historia aterradora sobre la intolerancia de la guerra y como siempre, su absoluta absurdidad.

Madmoiselle Fifi y otros cuentos de guerra, Guy de Maupassant [Alianza Editorial]

DSC_0374

No puedo hablar de Maupassant como novelista porque no lo he leído (espero remediarlo este 2018). Lo que sí puedo decir es que el Maupassant de los relatos me tiene completamente fascinada. Ya os hablé un poco del estilo cuando os mostré las lecturas de verano, que son casualmente el grueso de esta selección.

Este fue el último libro en entrar en la lista porque no estaba del todo segura. Puede que esperes que los libros que entran en el TOP 5 hayan venido acompañados de fuegos artificiales. No obstante, cuando pensaba en las lecturas del 2017 en general, la voz narrativa de Maupassant y las imágenes potentísimas que construye en sus relatos se iban moviendo discretamente. Y al final, entendí que no me había aportado tanto por los fuegos artificiales. Que era aquella desazón página a página, aquella preocupación constante por los personajes relato a relato y ese miedo a ser interrumpida tras el mostrador de la tienda en el momento culminante del cuento. El libro que te devuelve esta sensación de lectura trepidante debe estar necesariamente en esta lista.

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera [Tusquets]

DSC_0377

Milan Kundera está dos veces en mi lista de lecturas de 2017. Empecé con La broma y me encantó. Pocas veces tengo oportunidad de repetir autor el mismo año, pero como he dicho, este no ha sido para nada convencional. He leído La insoportable levedad del ser, lo he anotado (con lápiz, siempre), lo he rayado infinitamente y lo he regalado para que acompañara a una persona en un momento esencial de su vida.

Creo que es un libro donde devolveré algún día. En busca de más incógnitas, muchas más.

Las pequeñas virtudes, Natalia Ginzburg [Acantilado]

DSC_0376

Ginzburg estaba predestinada a mi vida lectora. Es de esos casos en los que sabes que te gustará antes de haberlo leído. La autora ha sido capaz de hablar a una parte de mi cerebro que es de difícil acceso. Aquella parte oscura que nadie conoce, que incomoda cuando algún libro te la desnuda. Y ella me hablaba directamente allí. Y la vida a veces tiene estas cosas, que casualmente, justo a finales del año, cayó la edición en catalán de Léxico familiar en mis manos para revisarlo antes de ir a imprenta. Y que decir, que Ginzburg siempre está a la altura de las circunstancias. Su lectura es uno de mis agradecimientos del año y lo debo a una persona que probablemente no lo sabrá nunca: un librero que hablando de todo lo que era la Ginzburg y sus libros hizo que me diera cuenta que era para mí.

Las ciudades invisibles, Italo Calvino [Minotauro]

DSC_0050

En noviembre colgué en el blog una reseña de este libro, y siento decir que no creo que nunca pueda decir más (o mejor) que allí. Fue todo un esfuerzo hablar de ese libro. Ahora os hablaré, pero, de la intemperie moral (uno de esos conceptos que acuñan los poetas y los hace más profundos. En este caso es de Joan Margarit). La intemperie moral es, como bien indica el término, aquel estado interno en que el hombre queda despojado de todo aquello que creía estable en su vida y ya no encuentra aquel lazo al que ligarse.

Según el poeta, lo que puede afianzarte a la vida es la poesía (él lo lleva a su terreno, pero creo que se puede hacer más amplia). Por eso, no te pediría nunca un número concreto de obras a leer al año (nunca las cumplo). Pero si tienes que tener una cuerda a la que atarte en caso de intemperie, que sea ésta. Cada ciudad es un pequeño bálsamo. En cada ciudad hay contenida una parte de nosotros; una pequeña porción del mundo; o todo entero.

DSC_0407

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *