Reseñas

VELOCIREPTE MAYO: Antología poética, Wislawa Szymborska

El mes de mayo es conocido como el mes de la poesía, o al menos este adorno ya le queda bien. En Barcelona, ​​además de la Semana de la poesía, hemos tenido la oportunidad de rodearnos también de poesía gracias al Velocirepte de las Bibliotecas de Barcelona.

Elegir un solo libro de poesía

En cada entrada acabo dejando constancia también de aquellos libros que han quedado descartados y esta vez tienen más relevancia que nunca, porque tenemos una sarta de poetisas al alcance que valen mucho la pena. Dudé si adoptar a Antònia Vicens, o la recomendadísima Maria Cabrera, o la imponente Maria Sevilla.

Pero tenía tantas, tantas ganas de descubrir a Szymborska, vista-amb-un-gra-de-sorra-de-wislawa-szymborskay había visto tan buenas recomendaciones en Instagram de esta autora polaca que se vino a casa conmigo. Tendré que dedicarme a hablar de la ganadora del Nobel de 1996 en general porque, aunque me ha encantado la antología (editada en castellano por Lumen) y es una suerte tenerla en catalán, me ha sido imposible conseguirla, tanto nueva como de segunda mano.

Comprendo que mi tristeza

no frenará la hierba.

Si los tallos vacilan

será sólo por el viento.

Creo que es una gran antología para introducirse a la obra entera de Szymborska, porque hay una selección de todos sus poemarios. Así, puedes ver los temas más transversales de toda su trayectoria, pero también los cambios, las sutilezas, sus inquietudes poéticas… No obstante, en el momento de devolver el libro a la biblioteca intenté comprarlo y nada. Al final no he encontrado ninguna otra en catalán (a ver si alguna editorial se anima a reeditarlo). De momento me he comprado la antología de Visor, traducida por Elzbieta Bortklewicz.

Si hay autores que han preferido – y ahora más que nunca – ser conocidos a través de un personaje que han creado de sus personas, Szymborska decía que todo lo que ella era estaba en su poesía. Tal vez por eso nunca le impresionó la fama o los premios, ni siquiera el Nobel. Y si la poesía habla de ella, nos dice que fue muy grande.

lletraferits_szymborska

Lenguaje claro y mente profunda

¿De qué nos habla? De todo y de nada. De lo más metafísico y profundo de la existencia humana y de lo que a menudo nos estorba en la cabeza. Puede que su grandeza sea que podemos reconocer nuestros pensamientos en sus versos. Su poesía rodea de una dignidad absoluta aquellas reflexiones que habían pasado como tantas otras en nuestra cabeza.

Es mágico lo que Szymborska es capaz de ver y de hacer con un escarabajo muerto en el suelo, con una piedra, con una mirada, un gesto, un pensamiento… Es capaz de dilatar ese detalle hasta el extremo y llevarlo a la esencia misma de la poesía; recubre el elemento ínfimo de capas y capas de sentido. No lo hace con un lenguaje artificioso, no le hace falta. Su poesía es tan profundísima que el lenguaje puede ser transparente. Ilumina todo lo que ve, todo lo que piensa, y consigue hacernos ver las cosas desde mil perspectivas diferentes. Otro ejemplo que el arte consigue enriquecer la realidad. Dotar a la vida de más vida.

En una entrevista a las responsables de su biografía he leído: «Szymborska entra por las venas». Y mira, que no he encontrado frase que lo describa mejor. Entra por los poros, por las venas, por la nariz, por todas partes. Porque llevamos un poco de poesía dentro y ella nos la despierta de forma natural y brutal.

 

NOTAS DE UNA EXPEDICIÓN NO REALIZADA AL HIMALAYA
Así, pues, esto es el Himalaya.
Montañas corriendo hacia la luna.
El instante del despegue detenido
en un cielo resgado.
Un desierto de nubes lleno de agujeros.
Un golpe en la nada.
El eco: un mudo blanco.
Silencio.
Yeti, abajo es miércoles,
hay abecedario y pan,
dos y dos son cuatro,
y la nieve se funde.
Hay una manzana roja
partida en cuatro.
Yeti, entre nosotros
no sólo existe el crimen.
Yeti, no todas las palabras
condenan a muerte.
Heredamos la esperanza,
regalo del olvido.
Verás cómo entre ruinas
damos a luz niños.
Yeti, tenemos a Shakespeare.
Yeti, tocamos el violín.
Yeti, al anochecer
prendemos la luz.
Aquí, ni luna ni tierra,
y se congelan las lágrimas.
¡Oh, Yeti, casi hombre de la luna,
piénsalo y vuelve!
Así dije, a gritos, al Yeti
entre las cuatro paredes de avalanchas,
y para entrar en calor pateaba
en la nieve,
en la eterna.

 

NADA SUCEDE DOS VECES
Nada sucede dos veces
ni va a suceder, por eso
sin experiencia nacemos,
sin rutina moriremos.
En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.
No es el mismo ningún día,
no hay dos noches parecidas,
igual mirada en los ojos,
dos besos que se repitan.
Ayer mientras que tu nombre
en voz alta pronunciaban
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.
Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Como una flor o una piedra?
Dime por qué, mala hora,
con miedo inútil te mezclas.
Eres y por eso pasas.
Pasas, por eso eres bella.
Medio abrazados, sonrientes,
buscaremos la cordura,
aun siendo tan diferentes
cual dos gotas de agua pura.

Si te has quedado con ganas de más Szymborska …

Correo Literario [Nórdica libros]

Prosas Reunidas [Malpaso Ediciones]

Saltaré sobre el fuego [Nórdica libros]. Antología ilustrada

Trastos, recuerdos. Una biografía de Wislawa Szymborska [Pre-textos]

 

*Podéis escuchar el programa de Lletraferits aquí (el 18 de mayo dedicamos el programa a hablar de poesía) [Programa en catalán]

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *