Monográficos

Clarice Lispector | Sara Jiménez

Escrito por Sara Jiménez (@nnoviembre)

 

Una cita

«Puedo no tener sentido pero es la misma falta de sentido que tiene la vena que late»

[Agua viva, 1973]

Dos libros

Conocer a Lispector es una tarea complicada: no aparece en los planes de estudio de institutos, a veces ni siquiera en las carreras donde se supone que deberíamos encontrarla. No sé cómo llegó a mi vida pero recuerdo que internet estaba plagado de frases suyas.

Por suerte, casi toda su obra está publicada en la editorial Siruela. Algunas de edición de tapa dura, otras de tapa blan

da… cada libro está bellamente editado y, para mi limitado conocimiento, bastante bien traducidos.

Aunque soy partidaria de empezar por el libro que más nos llame la atención, para aquellos que buscan un camino que seguir recomiendo dos de sus obras: los Cuentos reunidos y Agua viva. Por una parte, los relatos permiten ahondar en la obra de Lispector, beber a sorbos de su narrativa, de la cotidianidad que impregna cada relato; en estas páginas se encuentra la esencia de su obra. Por otro lado, Agua viva es una forma de transgredir los límites del lenguaje, de la existencia. Hay aquí un fluir de conciencia, una indagación en la propia existencia, Clarice en estado puro.

 

 

¿Qué tiene Lispector?

Clarice tiene una de las voces narrativas más increíbles que he encontrado. Utiliza la escritura como un diálogo consigo misma, para interrogarse, para entenderse y explicarse. Leerla es asistir a una autopsia: ella se abre en canal, deja que la escritura brote desde las entrañas reflejando la angustia existencial que la persigue.

La búsqueda de la identidad humana y en especial de la identidad femenina es la constante que atraviesa su obra. En sus obras vemos una continua tensión entre la incapacidad de expresar la realidad y la necesidad de hacerlo, una tensión que lleva al límite a la historia y los personajes.

Personajes

No se puede hablar de un personaje en particular cuando se trata de Lispector, es imposible centrarse en uno.

En las obras de Lispector encontramos que la historia se difumina para dar protagonismo y centrarse por completo en los personajes. Su preocupación por el conocimiento de lo humano se plasma en la literatura a través de la exploración de los personajes, dominados por la angustia.

Es por esto por lo que se centra en el desarrollo de la intimidad de estos personajes, cómo se relacionan con sus sentimientos, dotando a los relatos de una gran tensión psicológica donde la acción queda relegada a un segundo plano.

Si te ha gustado Clarice Lispector, te gustará…

Si después de devorar un relato de Clarice te quedas con ganas de seguir descubriendo autoras de tal intensidad es probable que debas leer a Alejandra Piazarnik. Hay muchas cosas personales que ambas comparten pero literariamente hay un claro vínculo: la angustia existencial domina la obra de ambas (aunque en Pizarnik sea llevada al extremo), hay una continua indagación en lo humano.

Pero lo mejor –al menos para mí, claro- es esa escritura visceral, que surge de las entrañas y que recuerda a esa náusea sartreana pero que aquí toma un cariz más intenso, más desesperado.

Y si os ha gustado Agua viva, os gustará Un soplo de vida, os doy mi palabra.

Un Comentario

  • Beatriz

    Clarice Lispector es un personaje que me llama mucho, no sé por qué. No solo por su literatura, también ella misma ejerce una extraña atracción sobre mí. Y después de leer el monográfico todavía más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *